El suelo pélvico es una parte del cuerpo poco conocida, y por lo tanto, a menudo olvidada en el tratamiento, pero también susceptible de lesiones.

Su correcto funcionamiento es fundamental en la sujección de las vísceras abdominales y pélvicas, en la continencia urinaria y fecal, en las relaciones sexuales, en la práctica deportiva, en el embarazo y en el momento del parto.

Por medio de ejercicios combinados con técnicas manuales e instrumentales, la fisioterapia trata las incontinencias, los prolapsos, las cicatrices uroproctológicas y vaginales (episiotomía, histerectomía y otras cirugías), y las alteraciones del tono de los músculos perineales acompañados o no de dolor.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted